La importancia de nadar todo el año

con No hay comentarios

Atrás quedaron esos tiempos en los que la natación quedaba relegada a los meses estivales. Ponerle fin a este completísimo deporte con las primeras hojas del otoño es un gran error, puesto que los deportes acuáticos son una excelente manera de mantenernos en forma, sanos físicamente y mentalmente.

La natación, como ejercicio aeróbico, no solo nos ayuda a cuidarnos quemando calorías, sino que es uno de las mejores actividades para conseguir unos músculos bien tonificados y algo que nos preocupa mucho: una correcta postura corporal. La postura, como bien sabemos, es imprescindible. Cuando mantenemos una buena postura corporal nuestro cuerpo se alinea a sí mismo, lo que supone mejorar la respiración, reducir la sensación de fatiga y mejorar el estado de salud de nuestra espalda y cuerpo en general. Por otra parte, practicar este deporte nos ayudará a fortalecer las articulaciones sin traumas para el organismo, puesto que resulta un ejercicio más suave que otros muchos. Si, además de natación, complementamos con otro deporte que nos guste realizar, nos notaremos mucho más ágiles para desarrollarlo, con la musculación mejor trabajada.

Al hilo del párrafo anterior, la natación es la práctica deportiva menos agresiva que existe para el organismo. Al realizarla en el medio acuático, el impacto que reciba tu cuerpo es mínimo, lo que reduce la posibilidad de lesiones que, en otros casos, pueden producirse con facilidad. El agua, sin lugar a dudas, es la mejor resistencia que podemos encontrar, puesto que es sencilla de manejar y nada traumática para el cuerpo y los músculos, al adaptarse a la perfección a los movimientos de cada persona.

Además de los beneficios más evidentes, los que todos conocemos y podemos percibir en un principio, te contamos otros que tal vez no sabías:

Cuida del sistema circulatorio: Si padeces, por ejemplo, de varices o piernas cansadas, la natación es una buena manera de aliviar la pesadez de piernas.

Ayuda a controlar la diabetes: Nuestra recomendación dentro de este beneficio es que compruebes tus niveles de glucosa en sangre antes de ponerte a nadar. Para conseguir buenos resultados y que logres controlar la diabetes, lo ideal sería nadar mínimo veinte minutos seguidos y hacerlo cinco días a la semana.

Es beneficiosa para las personas con asma: La práctica habitual de la natación puede resultar muy beneficiosa para que las personas que padecen de asma cuenten con una mejor calidad de vida. Además de reducir los síntomas, incrementa su autoestima.

-Es un método excelente para bajar los índices de colesterol: El ejercicio físico cardiovascular, como en este caso la natación, es necesaria para reducir el colesterol. Implica un gasto calórico más elevado que en otros deportes.

Mejora la memoria: El tipo de respiración que favorece la natación ayuda a oxigenar el cerebro. Asimismo, la coordinación motriz anima la formación de nuevos lazos neuronales.

Aumenta la capacidad pulmonar: Como trabajamos en un medio líquido, mejora considerablemente el volumen de nuestros pulmones.

Por todos estos motivos (y muchos más) nunca tenemos que olvidar que la natación es un deporte que podemos practicar durante todo el año, más si cabe sabiendo que contamos con piscinas cubiertas en casi todos los centros deportivos.

Descubre en nuestro outlet todo lo que necesitas para practicar tu deporte preferido.

Dejar un comentario