CLASES DE NATACIÓN Y COVID 19

con 2 comentarios

Propuesta de medidas para empezar la actividad acuática

 

Síntesis de lo que sabemos hasta ahora:

 

Desde el mes de mayo el gobierno ha establecido un proceso de desescalada con el fin de volver a reanudar la actividad económica y la vida social lo mas parecida posible a como estábamos antes de que la pandemia del Covid-19 llegase a nuestro país.

 

Entre las medidas que se están estableciendo está la de reiniciar las actividades físicas en centros deportivos. Por lo tanto, es una propuesta que afecta a todas las instalaciones y a las actividades que en ellas se pueden realizar.

 

En este artículo nos centraremos de las piscinas y las recomendaciones en cuanto a medidas de seguridad que se deben establecer para asegurar que la instalación quede libre del virus.

 

 

Según la RFEN (Real Federación Española de Natación), el protocolo de prevención es el mismo que aparece en el apartado de ciudadanía de la web del Ministerio de Sanidad haciendo referencia a las indicaciones básicas de protección e higiene personal que conocemos.

 

  • Higiene de las manos y respiratoria. Las manos deben lavarse entre 40-60 segundos, usando la técnica apropiada que la OMS promueve, también con desinfectante con base de alcohol realizando la misma técnica. Utilización de guantes en caso de que se este expuesto a tocar diferentes superficies como puertas, duchas, bancos, material.

 

  • Distancia, mantener el distanciamiento social de 2 metros

 

  • Respiración. Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo a un cubo de basura con tapa y pedal. Si no se dispone de pañuelos emplear la parte interna del codo para no contaminar las manos. Evitar tocarse ojos, nariz, boca, practicar buenos hábitos de higiene respiratoria.

 

El agua de las piscinas para uso público o restringidas para impartir actividades acuáticas se debe maximizar la seguridad del agua mediante la automatización de tres fases:

 

  • La regulación del PH y cloro debe estar entre 7,2 y 7,6 pH y entre 0,5 y 1 ppm el cloro.

 

  • Desinfección, se recomienda el uso de luz ultravioleta combinada con cloro dosificado o electrolisis de sal.

 

  • Medición constante de los niveles de cloración del agua y del pH (2 veces por día) mediante pastillas BDP-1 o automáticamente mediante equipo de electrolisis o de dosificación y regulación automática, así aseguramos que los niveles siempre se encuentren entre los parámetros establecidos. Estos resultados se deberán mostrar a los usuarios para que estén plenamente informados de la calidad del agua.

 

Según la Guía de Prevención de la OMS establecida para empresas, el centro deportivo deberá:

 

  • Facilitar material como jabón o gel desinfectante para que los usuarios al entrar y al salir de la instalación se apliquen.

 

  • Limpiar y ventilar de manera regular las superficies de contacto de toda la piscina (duchas, barandillas, escaleras y paredes) con equipo reusable de hipoclorito de sodio al 0,5% o alcohol al 70 % después de cada uso. En edificios que disponen de ventilación natural se maximizará el caudal de ventilación, en los aseos esta ventilación será ininterrumpida, 24 horas los 7 días de la semana abriendo puertas y ventanas.

 

  • Promover mediante carteles o imágenes el correcto uso del material y las normas de seguridad que deberán tomarse en espacios comunes. Ducharse antes y después de entrar a la piscina, lavarse las manos con desinfectante o jabón, lavar bañador y material como gafas, gorro, chanclas y toalla.

 

  • Informar a clientes que cualquier persona con tos, fiebre leve o mayor no puede acceder a la instalación hasta que estos síntomas desaparezcan.

 

  • Implantar y aplicar un protocolo interno de prevención donde se pueda identificar, aislar y descartar de manera rápida algún posible caso de contagio.

 

 

 ¿Qué propone LEISIS para empezar las clases de NATACIÓN?

 

En cuanto a las clases de natación todavía no está establecido el protocolo a seguir, por lo que las recomendaciones que vamos a realizar a continuación son en base a nuestros conocimientos sobre el tema y siempre respetando las medidas que hemos comentado anteriormente.

 

  • En los cursos de natación para adultos y de menores que puedan vestirse por si solos, podrá haber hasta 5 personas por carril en piscinas de 50 metros, o en su defecto 3 personas, si la piscina es de 25 metros.

 

  • Clases para clientes que necesiten de ayuda para vestirse, se impartirán en piscinas de 25 metros, con un máximo de 3 niños/as por calle. El adulto que ayude a vestirse deberá permanecer en la grada en todo momento.

 

  • Los monitores que entren al agua, deberán permanecer en ella el tiempo imprescindible para el desarrollo de las clases. Deberán llevar mascarillas o máscaras de buceo, así como monos impermeables, por lo menos en la parte superior del cuerpo.

 

  • Empezar con clases de hasta 3 alumnossiempre respetando normas de seguridad. En caso de que se pudiesen iniciar clases con grupos reducidos estas son las propuestas:

 

  1. Delimitar dentro de un carril de nado a los usuarios. Teniendo en cuenta que el Covid-19 no está presente en aguas tratadas con cloro, se deberá mantener una distancia de un metro de seguridad de lamina de agua entre personas.

 

  1. Recomendar el uso de diferentes carriles,para minimizar el contacto entre clientes.

 

  1. En actividades como Aquagym, clase de natación, se deberá mantener la distancia de seguridad de 2 metros

 

  1. Establecer un tiempo de 10-15 minutos entre clases dirigidas, para poder realizar limpieza de espacios comunes y evitar aglomeraciones de gente en esos espacios.

 

  1. Vuelta a las clases de manera progresiva, adecuándola a la nueva situación. Ampliando horarios, programando franjas horarias por niveles, edades.

 

  1. Ofrecer uso exclusivo de la instalación para cursos de natación y suspensión del nado libre, reservando horas determinadas para la realización de actividades acuáticas.

 

  1. Control de niños/as y cursillistastanto en el agua como en vestuarios, para asegurarse el distanciamiento y que el alumno /a solo este acompañado por padre, madre o tutor.

 

  1. Posibilidad de usar más de un vestuario. Incentivar a que se duchen en la playade la piscina y no en los vestuarios así agilizaríamos la acción y evitaríamos contacto con otros usuarios.

 

  1. Promover la reserva de las clases de natación mediante vía telemática, correo electrónico, teléfono de contacto.

 

  1. Las clases para el colectivo más vulnerable(niños pequeños y gente de la tercera edad) las realizaríamos en franjas horarias determinadas para así evitar el contacto con otros usuarios. Por ejemplo, a primera hora del día o a última, donde nos aseguremos que la afluencia de gente sea menor

 

  1. Los cursos de verano se podrán realizar si se cumple la normativa que hemos expuesto anteriormente.

 

Existen diversos organismos como el CSIC o la RFNE, que nos hablan de la relación existente entre el COVID-19 y los medios acuáticos. A continuación, detallaremos algunos de ellos:

 

El CSIC habla sobre un informe de la transmisión del SARS-CoV-2 en playas, piscinas y otros medios acuáticos. Este informe se realizó a petición de la Secretaría de Estado de Turismo y del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), encargado de gestionar los protocolos oficiales para minimizar el riesgo en el sector turístico. El estudio concluye con que la infección por SARS-CoV-2 por contacto con el agua en condiciones estándar para el baño es muy poco probable.

 

También la RFEN, manifiesta la desconformidad con el gobierno, por no incluir las piscinas y el deporte acuático en la fase 1 de desescalada. La sorpresa es recíproca, ya que es incomprensible que se excluya a este ámbito deportivo de la fase 1, sabiendo que el agua tratada de manera correcta, es un medio donde el Covid- 19 es imposible que sobreviva más de 30 minutos. De sobra conocemos las propiedades de la practica de actividad física en el medio acuático: es reconocida como actividad, no solamente recomendable para la salud, sino imprescindible para el deporte federado y supervivencia de clubs o escuelas de natación, por lo que la restricción puede provocar un prejuicio inmenso y quien sabe si su cierre o desaparición, definitiva.

 

Es por ello que, como dice la RFEN, el gobierno debería reconsiderar dicha propuesta y modificar el articulo 41.3 del BOE, permitiendo la reapertura de las piscinas y zonas acuáticas para la practica deportiva, siempre y cuando estas instalaciones cumplan con las normas de prevención e higiene que se exigen y que hemos comentado anteriormente.

2 Comentarios

  1. Antonio Santos
    | Responder

    Buen análisis. Completo. Gracias

  2. alejandro piera
    | Responder

    Interesante tanto para usuarios como profesionales y políticos que tengan que tomar decisiones.

Dejar un comentario