Futuro sostenible: la revolución de los materiales ecológicos en piscina

con No hay comentarios

Desde espumas de flotación certificadas hasta trajes de baño confeccionados a partir de tejidos reciclados, la innovación se encuentra con la ecología gracias a materiales que transforman la experiencia en el agua y la forma de entender el rendimiento atlético. Un salto hacia la natación más consciente y respetuoso con el planeta.

Pull Boy con Foam Leisis Garantizado con EVA

En un mundo cada vez más consciente del impacto ambiental, la búsqueda de alternativas sostenibles en todos los aspectos de la vida se ha convertido en una prioridad. Y la adopción de materiales sostenibles para la flotación se ha vuelto crucial para reducir la huella ecológica. En este artículo, exploraremos la importancia de los materiales sostenibles y cómo están impactando en el futuro inmediato.

¿Qué son los materiales sostenibles?

Los materiales sostenibles son aquellos que minimizan el impacto ambiental a lo largo de su ciclo de vida, desde la extracción de materias primas hasta su disposición final. Estos materiales buscan reducir la demanda de recursos no renovables, disminuir las emisiones de carbono y fomentar la eficiencia energética. A su vez, los materiales espumados han emergido como elementos clave en diversas industrias. Desde la construcción hasta la fabricación de productos de natación y sanitarios, estos materiales livianos y resistentes han transformado la forma en que concebimos y creamos.

Los materiales espumados, también conocidos como polímeros espumados, son estructuras compuestas por células cerradas o abiertas, lo que les confiere propiedades únicas. Incluyen el poliestireno expandido, el poliuretano expandido, el polietileno reticulado y otros, cada uno con características propias que se adaptan a diversas aplicaciones.

Polímeros antes de su transformación

¿Cómo debería ser un material de polietileno?

Algunas características con las que debe contar son:

  • Hipoalergénico. Es decir, productos que tienen poca probabilidad, por no decir nula, de causar o provocar una reacción alérgica en comparación con otros que sí puedan desencadenarla.
  • No huele.
  • No contiene residuos químicos entre sus celdas y tiene pH neutro.
  • Atoxicidad. Es decir, la ingesta del producto por parte de un niño no va a generar una consecuencia nociva en su organismo.
  • Apto para ser utilizado en obras de arte, juguetes y sanidad.

Los productos de espuma de polietileno han sido elaborados físicamente con la utilización de nitrógeno puro, lo que los hace químicamente inertes y libres de látex. Al no contener ningún residuo químico entre sus celdas, no se produce oxidación y, por ende, no amarillean. Si contiene una carga de EVA, obtendremos una mayor durabilidad, mejora sus propiedades elásticas y se adapta mejor a las necesidades de cada persona. Así, por ejemplo, se consiguen cinturones de flotación más confortables.

Bebé mordiendo un cilindro de piscina

Si bien es verdad que la estética de los productos ecológicos presenta problemas. Al tener que fabricarse con biomateriales, los colores no siempre adquieren la solidez habitual que puede obtenerse con elementos no ecológicos. Además, al estar en contacto con el agua de la piscina, que contiene productos químicos como el cloro o el ácido clorhídrico, produce un mayor desgaste de los biomateriales. Sin embargo, en los últimos años, ha habido un creciente interés en los tratamientos naturales para el agua de las piscinas y, como consecuencia, disfrutamos de un agua más saludable. Por ejemplo, piscinas con barreras vegetales y/o con sistemas de ozono.

A pesar de los avances, la adopción generalizada de materiales sostenibles enfrenta desafíos, como el reto de hacerlos más duraderos, mejorar sus cualidades estéticas y reducir los costes. Sin embargo, hay un aumento de la conciencia y de la educación medioambiental, que nos hace ser cada vez más optimistas sobre un futuro sostenible.

Dejar un comentario